RSS
 

Espolón calcáneo. Cirugía mínimamente invasiva (cirugía percutánea)

13 Jun

espolon-calcaneo galindo martens

El espolón calcáneo es una deformidad por crecimiento óseo que se produce en el pie como consecuencia de la calcificación a nivel del hueso del talón Cacaneo. La cirugía percutánea es una técnica que permite poner solución a esta dolencia de forma mínimamente invasiva para el paciente que padece esta dolencia.

La formación de una exostosis ósea en sí misma no es dolorosa, pero sí que resultan dolorosos los daños en los tejidos blandos que el crecimiento del hueso va ocasionando en la zona. Y es que uno de los problemas más graves del espolón calcáneo es que se clava literalmente en el talón al caminar, provocando gran dolor en la persona afectada.

Cabe decirse que este tipo de dolencias suelen ser muy frecuentes en la población occidental, especialmente en el género femenino que llega a la tercera edad. Destacar que en la gran mayoría de los casos, el espolón calcáneo solamente tiene solución a través de procedimientos quirúrgicos, ya que los tratamientos convencionales no consiguen buenos resultados.

La cirugía percutánea del pie para tratar el espolón calcáneo es una novedosa técnica que permite resolver problemas en los pies que antiguamente precisaban de la eliminación de articulaciones. No cabe duda que se trata de una técnica muy cómoda para los pacientes ya que brinda multitud de beneficios en comparación a otros métodos quirúrgicos empleados hasta no hace mucho.

Cirugía percutánea para tratar el espolón calcáneo

Cuando el tratamiento conservador fracasa es el momento de recurrir a la cirugía percutánea. Cuando se hace referencia de la cirugía percutánea se está hablando de una intervención quirúrgica mínimamente invasiva para el paciente donde no se realizan cortes o incisiones en la piel, ya que para llevar a cabo la operación de los pies se realizan pequeñas punciones.

galindo martens metatarsalgia

Gracias a la  cirugía percutánea para tratar el espolón calcáneo el personal médico no necesita recurrir a la anestesia general ni el paciente precisa de ingreso hospitalario. En otras palabras, dicha intervención quirúrgica se lleva a cabo de manera ambulatoria con anestesia local, por lo que el paciente afectado por espolón calcáneo podrá salir caminando por su propio pie después de la intervención.

Las pequeñas punciones que se realizan reducen de forma considerable las complicaciones posteriores, las molestias postoperatorias y las cicatrices. Esta revolucionaria técnica quirúrgica permite mantener la salud de los pies de aquellos pacientes afectados por espolones calcáneos, así como otras muchas dolencias que pueden surgir en los pies como dedos en garra, juanetes, callos, metatarsalgias, neurinomas, entre otras. Hasta un 80% de los pacientes que son intervenidos no precisan de la ingesta de analgésicos tras la intervención.

Cualquier persona que sufra de espolón calcáneo, o cualquier otra dolencia en sus pies de las anteriormente citadas, se podrá aprovechar de esta efectiva técnica para eliminar el dolor y la imposibilidad de caminar correctamente. Se puede decir que la cirugía percutánea es una técnica que tiene ciertas similitudes con el tratamiento artroscópico.

Postoperatorio tras la cirugía percutánea para tratar el espolón calcáneo

Tras la realización de la cirugía percutánea  se aplicará al paciente un vendaje compresivo que permitirá que éste pueda apoyar el pie desde el primer día. Es común que el cirujano recomiende el uso de un bastón durante los primeros días, con el que cual se intentará que el paciente pueda descargar el pie intervenido y, de este modo, evitar que se produzca dolor al cargar el pie.

Tras la intervención del espolón calcáneo se podrá indicar al paciente que lleva a cabo un tratamiento con inyecciones diarias de heparinas de bajo peso molecular, ya que gracias a este tipo de inyecciones se logra prevenir la aparición de trombosis en la pierna intervenida mientras no se realiza una carga completa sobre el pie que ha sido operado y se restablece nuevamente la actividad, así como la marcha normal.

Tanto los analgésicos como los antiinflamatorios se utilizarán para poder control el dolor postoperatorio, aunque en muchos casos no son necesarios. Entre los 10 y 14 días después de la cirugía percutánea se retirarán los puntos de sutura y el vendaje del pie. Por norma general, unas 3 semanas después de la intervención quirúrgica desaparecen completamente los síntomas que ocasiona esta dolencia, aunque cabe decirse que en algunos casos las molestias pueden persistir durante algo más de tiempo.

Dr. Enrique Galindo Martens

 

Tags: ,

Leave a Reply